lunes, 6 de noviembre de 2017

Jorge Villanueva: “Aún no somos una sociedad equitativa, abierta y plural…”



Director de la destacada puesta en escena Casa de perros, pieza que reflexiona sobre la Reforma Agraria nos ofrece algunos alcances sobre este periodo de nuestra historia.


Durante el gobierno de Velasco Alvarado, millones de hectáreas fueron expropiadas para el Estado con el fin de ser distribuidas entre cooperativas y sociedades agrícolas. La denominada “Reforma Agraria” ocasionó un cambio radical en muchos pueblos del interior del país, entre ellos, Oyotún, un distrito de la provincia de Chiclayo. En este contexto se desarrolla Casa de perros, puesta en escena escrita por Juan Osorio, dirigida por Jorge Villanueva y musicalizada por Benjamín Bonilla.

En la obra, este pueblo no solo afrontará este evento histórico, sino, además, la llegada de Juan, personaje que regresa luego de un año y que alterará la tranquilidad de los vecinos. Mientras que el distrito celebra el primer aniversario de la expropiación de la hacienda, el muchacho reaparece para participar de la misa por la muerte de su hermano mayor, lo que abrirá algunas heridas del pasado. 

La frágil estabilidad corre riesgos luego de que intentara descubrir la razón por la que su familia muestre poco interés en el difunto. “Somos hijos de un vientre deformado, pero estamos vivos. Hace un año recibimos, a cambio de ese dolor, esta tierra, como si fuera un premio… Yo no la quiero así… La tierra se gana, pero también se cría y se ama…”, menciona Juan durante la obra, sentando un precedente de cómo percibir o entender la Reforma Agraria.

Casa de perros cuenta con las destacadas actuaciones de Stephanie Orúe, Daniel Cano, Ismael Contreras, Irene Eyzaguirre, Muki Sabogal, Carlos Acosta, Alejandra Campos, Katiuska Valencia, Sebastián Ramos, Rolando Reaño, Jorge Armas, Alfredo Carreño, Beatriz Ureta, Julio Lázaro, Mario Ballón y Benjamín Bonilla.

 Al respecto Lima en Escena charló con el director Jorge Villanueva.

-Jorge, después de ver la obra y apelando a tu persona más allá de tu papel como director de la obra. ¿La Reforma Agraria fue una utopía?

-La Reforma Agraria es un proceso que aún no está cerrado . En su momento, en los setentas, se trató de una iniciativa importante que surgió como una manera de contrarrestar todo este autoritarismo impuesto por los propietarios de las haciendas durante este periodo de nuestra historia. Sin embargo, el proceso fue equivoco. Los trabajadores que pasaron a ser propietarios de estas tierras no contaron con las herramientas necesarias para asumir y enfrentar el cambio. Se despidieron a los técnicos, a los expertos en agricultura, y el proceso de transición de la expropiación -más allá del cambio- fue un desmantelamiento. A los agricultores les entregaron las haciendas sin las herramientas necesarias para su explotación. No contar con una base para poder trabajar las tierras propició una serie de complicaciones y conflictos.

-Justamente estos conflictos entre los trabajadores se traslucen en la obra de manera soberbia. La corrupción, la coyuntura política, los conflictos sociales…

-¡Claro! La corrupción es un tema latente en la obra. A lo largo del desarrollo del montaje podemos observar que cada grupo de trabajadores jala agua para sus molinos. En los 80 y los 90 el Perú atravesó por un tiempo traumático a propósito del conflicto interno armado y todos estos hechos opacaron el periodo de Velasco y todo lo concerniente a la Reforma Agraria. Estos nudos se han configurado para dar como resultado la clase política actual. No es gratuito que nuestro país adolezca de todo este tema de corrupción.

-La obra reflexiona sobre la corrupción pero también explora asuntos como la homofobia, la violencia doméstica, la misoginia, temas absolutamente vigentes.

-Exacto. La homofobia, la violencia doméstica, la misoginia, el racismo, el poder son problemáticas heredadas y absolutamente vigentes. Para nosotros es fundamental hablar de todo estos conflictos sociales. Stephanie Orúe, por ejemplo, interpreta a una mujer en donde el poder doméstico ejercido sobre ella es un asunto que lo observas en la actualidad y a la vuelta de la esquina. Así como este personaje son miles las mujeres víctimas de violencia doméstica. Ellas sufren una serie de abusos y atropellos psicológicos…


-A propósito que tocas este tema de la violencia de género. ¿Cómo observas todos estos atropellos a las mujeres en el país?

-Los abusos a las mujeres ahora se visibilizan más y las víctimas pueden denunciar a sus agresores. Sin embargo falta mucho por trabajar.  

-Hay una escena que me pareció cruda pero al mismo tiempo significativa por confrontarnos con el hecho. Uno de los personajes increpa en tono de burla a un ex militar y lo tilda de maricón. Lo ridiculiza en medio de un grupo de personas de la cooperativa.

-Si bien la homofobia es un fenómeno social menos crudo del registrado en periodos pasados sigue latente y nos queda muchas tareas por resolver al respecto. En los centros de trabajo, en las instituciones académicas, siempre nos reprenderán si tenemos a un hijo o algún otro familiar de otra opción sexual. Aún no somos una sociedad equitativa, abierta y plural.

-La obra nos interpela pero al mismo tiempo nos reconcilia.

-Por medio de la obra te puedes dar cuenta que las cosas no han cambiado mucho. Sin embargo tenemos la posibilidad de remendar. La magia del teatro nos permite zurcir, recomponer. Todos estos puntos lo trabajamos con el autor. Al final hicimos una vuelta de tuerca. Desde el teatro tenemos que reivindicar  y visibilizar algunas otras posibilidades. Si no te reconcilias con el pasado no puedes vivir solo con la idea de progreso. Esta idea que nos venden del progreso, de ser emprendedor, suena bonito pero qué hay detrás. Si el Perú no está curado, sanado, revisado, seguiremos con este modelo capitalista consumista y alejado de nuestra historia y memoria.

-Finalmente. ¿Cuáles fueron los puntos positivos del gobierno de Velasco?   

-Que difícil pregunta. Era apenas un niño cuando Velasco gobernó el país y justo fue en el final de este periodo. Investigué sobre el tema. Hablé con el autor sobre la obra. Las cosas no son o blanco o negro. Uno escucha tesis polarizadas. Unos dicen que fue lo mejor. Otros señalan que fue lo peor. Fue un proceso complejo dentro de nuestra historia. Lo observo así. En ese entonces, en el país había una serie de abusos y atropellos en las haciendas. Era la ley del patrón. Era salvaje. Una vida de terratenientes terrible. Algo se tenía que hacer para parar estos abusos. Velasco solo tomo la iniciativa. Bien o mal pero lo hizo.   

Casa de perros
Auditorio ICPNA - Miraflores
Temporada: hasta el 12 de noviembre 2017
Funciones: de jueves a lunes a las 8 pm.
Entradas: general S/50; Jubilados S/35; Estudiantes S/30
Venta de entrada: Teleticket y boletería del Teatro